El Blog de Equipandose

Historia del pan en México.


Escrito por Marce A.

México tiene una extensa e increíble mezcla cultural en todos los ámbitos. El aspecto culinario no se queda atrás. Y aunque en su gastronomía predominan sus raíces nativas, también se pueden ver muchos rasgos de la gastronomia que llegó en la época colonial. El pan mexicano es muestra fiel del mestizaje existente.

Hasta antes de la conquista en México se fabricaba una especie de pan hecho a base de maíz. El maíz era un alimento sagrado. Por lo que este tipo de pan se utilizaba como ofrenda, como dote para pedir la mano de la mujer amada y como herramienta para homenajes.

Tras la conquista, Juan Garrido encontró en un cargamento de arroz algunos granos de trigo. Granos que fueran sembrados en el solar de Hernán Cortés y que sólo dieran unas cuantas varas de trigo, con las que Garrido elaboró las primeras piezas de pan para los altos mandos españoles exclusivamente. Es por este hecho que se le considera el primer panadero de México.

trigo.rodillo.jpgJuan Garrido era un esclavo africano que gracias a su destreza y buen comportamiento le concedieron su libertad. Por su color de piel no le era posible aspirar a ningún cargo público, por lo que se dedicó a sembrar trigo y posterior a fabricar pan para vender. El trigo de buena calidad servía para productos que eran consumidos por los españoles y los criollos. El trigo de menor calidad era utlizado como pago a los indígenas por labrar la tierra donde el trigo se sembraba. 

Con el paso de los años, se fue sembrando más trigo por diversos puntos del territorio mexicano donde si era propicio su cultivo, por lo que el oficio de la panadería se fue convirtiendo en un negocio rentable para los indígenas. En esta época el pan era fabricado con agua, manteca y huevo.

trigo-china.jpgLos mexicanos haciendo uso del sincretismo que caracterizó las siguientes décadas después de la conquista, comenzaron a fusionar sus ingredientes con los que este sencillo pan se fabricaba. Acostumbrados a la alfarería, comenzaron a elaborar figuras y formas. También fueron utilizando pulque, anís, chocolate, ajonjolí, canela, cacao, piloncillo, coco, aguamiel, cacahuate, acitrón, etcétera.

Los criminales que eran acusados de delitos menores, pagaban su condena trabajando en las panaderías. Muchísimos años después se fueron formando regulaciones de horarios y condiciones de trabajo, ya que las jornadas resultaban casi esclavizantes.

Los panaderos tenían fama de enamorados, transmitían su picardía a los nombres de sus creaciones, tales como calzones o besos. Intercambiaban zalamerías con las muchachas que estaban al servicio en las grandes casas, cuando estas acudían a buscar los encargos de sus patrones.

d5e059439463ca4a24cd6f301f3c2601_20151221161856_tzujmfse.jpg

Fue en el siglo XVIII con la llegada algunos maestros panaderos y pasteleros franceses e italianos, que se introdujeron nuevas creaciones. Es en este punto que la verdadera mezcla culinaria tuvo su momento cumbre.

De acuerdo con datos de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora, se estima que en 1880 el número de panaderías y pastelerías en la Ciudad de México llegó a 78. Las cuales estaban sumamente reguladas en precios y peso de los productos. Fue para 1923 que se inauguraron los primeros establecimientos grandes de panadería. 

Desde que se fabricó la primera pieza de pan hasta el día de hoy, sus innovaciones le hacen imprescindible en la dieta del mexicano, y por consecuencia un negocio muy rentable para los panaderos.

Temas: Hornos para panadería, Panadería

Hornos Profesionales UNOX Financiamiento

Recibe nuestros consejos

Artículos Populares

Artículos Recientes